Estas claves que mencionaré a continuación son aquellas que son comunes en los emprendedores más efectivos y productivos. Toma buena nota de todas las que puedas y te ayudará a ser un emprendedor más efectivo.

No te distraigas

Esto posiblemente sea lo más importante y complicado por llevar a cabo o de aprender a hacerlo. Con todos los gadgets que hay hoy en día, tanto para ocio como trabajo, es complicado obviar todas esas notificaciones de correos y listas de tareas que avisan de ‘nosecuantas’ cosas pendientes…

Aprende a no distraerte, dedica cierto tiempo a marcar las prioridades al principio del día y con cada tarea finalizada revisa esas prioridades, pero mientras estés trabajando en una, abstráete, no hagas dos en paralelo, no revises tu chat o mail. Pon el móvil en silencio. Tu prioridad absoluta es terminar o al menos avanzar lo que tienes entre manos.

No dejes de leer     

Es una buena costumbre, aprenderás cosas nuevas cada día, refrescarás ideas y tomarás referencias. Al igual que el deporte para mantenerte sano, ágil y activo, la lectura te ayudará a mantener, mejorar y perfeccionar tus capacidades.

Acepta tus errores y continúa adelante

De nada sirve vivir de lamentaciones, si te equivocas lo mejor es admitirlo, achacarlo y preparar la forma de corregirlo o empezar de cero si es lo que más conviene. Tú error no podrá ser modificado una vez cometido, por lo que lo mejor que puedes hacer es buscar la manera de minimizar las consecuencias.

Asume tu error y ponte a trabajar en como solventarlo, como corregirlo. Tú nuevo proyecto, tarea o objetivo es partir del punto cero de tu error. Aporta soluciones y alternativas, no pierdas tiempo lamentándote.

No seas perezoso, ¡madruga!

Admito que soy el primero que va a incumplir este buen hábito, pese a saber a ciencia cierta y tener buenos ejemplos cercanos que lo mejor es madrugar.

Los amigos y conocidos que son o se han convertido en empresarios tienen sobretodo este hábito en común: todos madrugan y además les cuesta poco. Es algo que admiro y la verdad desearía coger el día con tantas ganas. Solo puedo decir que efectivamente los días que madrugo y empiezo temprano la jornada soy muchísimo más productivo que los días que comienzo tarde y me cuesta menos dedicarme a mi trabajo.

Ley del 80-20

Conocida ley de Pareto. (Básicamente se resume en que el 80% del beneficio obtenido proviene únicamente del 20% del trabajo realizado). Lo cual nos deja entrever que tenemos que identificar cual es ese 20% del trabajo que realizamos para darle la importancia que se merece.

Darle más importancia que al resto de tareas, sin dejarlas de lado obviamente, pero tratando ese 20% con más mimo y cariño que el resto.

Dame seis horas para cortar un árbol y pasaré las primeras cuatro afilando el hacha. Abraham Lincoln

Delega

Es una práctica muy recomendable. Una cosa es que seas un startup y no tengas más empleados que a ti mismo. Pero si ya tienes gente a tu cargo, capacítalos para poder delegarlas tareas que identifiques que no requieren de tu intervención directa para completaras correcta y adecuadamente.

Eso te permitirá poder dedicarle más tiempo y priorizar a otras tareas que sí que puedas aportar valor interviniendo directamente.

Limpia tu listas de tareas

Si usas listas de tareas y no gestionas las que vas terminando o no actualizas las listas, acabarás en primer lugar por dejar de usar las listas de tareas y en segundo lugar el caos habitará en tu negocio. Debes usar correctamente y limpiar las tareas que hayas acabado, de esa forma crearás un hilo lógico de acontecimientos que beneficiará a tu subconsciente generando ‘un premio’ y satisfacción al ir marcando tareas como realizadas. Te servirá para tener controlado tu estado de tareas pendientes/realizadas y por otro calcular la productividad.

Aprende a parar

Debes encontrar el modo y el momento adecuado para parar y tomar aire. De nada sirve que no desconectes y sigas indefinidamente trabajando. Localiza los momentos de tú año laboral que menos entrada y carga de trabajo tienes y desconecta varios días. Es necesario para tu cuerpo y mente desconectar. Además que no hacerlo afecta directamente a tú productividad.

Desconectar te ayudará a ver las cosas de otro modo a tu vuelta, desde otra perspectiva fresca y renovada.

Identifica y marca metas

Identifica las tareas pendientes de todas las entradas que tengas: mail, correo ordinario, reuniones, recepción, teléfonos… Añádelas a las que ya tengas inevitablemente a medias, recuerda intentar vaciar estas listas de tareas…. Prioriza e identifica las metas diarias y lo que tienes que lanzar como proyecto de más de un día de duración.

Si tratas cada tarea de igual manera entrarás en una dinámica que hará que pequeñas tareas que puedas quitarte de encima en menos de una hora se queden sin hacer o las hagas demasiado tarde. Es mejor revisar y priorizar cada día estas taras de nuevo y marcar correctamente las metas.

Posted by sandovalcr

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.